sábado, 8 de diciembre de 2012

Entre semana











Se dijo que las cosas no podrían seguir así por mucho tiempo. Que todo aquello petaría algún día, por algún lado. Que dormía poco, trabajaba mucho y salía demasiado.

Se dijo que las cosas habían cambiado desde hacía un año. Que su vida era ya otra. Diferente, por fin. Que no se iba a consumir quejándose, una vez más.

Tomó el vaso y la miró a través del dorado de aquel whisky ginger ale. Él, que no era de beber, pegó un largo trago.

Se dijo entonces que iba a disfrutar de la noche, de la compañía. Que mañana se ocuparía del resto.


ULTRAMARINOS - carrer de Sant Pau, 126. Barcelona
Agradecimientos a / Special thanks to
- - - 

He thought that things could not go on for too long. That everything was going to crumble someday. That he slept little, worked hard and had too much nightlife.

He thought that things had changed a lot from a year ago. That his life was another one. Different, at last. That he was not going to consume himself complaining, once again.

Took the glass and looked at her through the gold whiskey ginger ale. He, who was not use to, hit a long drink.

Then thought he was going to enjoy the night, the company. That he would take care of the rest tomorrow.

8 comentarios:

  1. sin duda un lugar con mucho encanto.
    besos

    ResponderEliminar
  2. que bonito el sitio!!!geniales las fotos!

    ResponderEliminar
  3. wonderful pics!

    <3

    ps. we are now having a wonderful Kenzaa give-away!

    ResponderEliminar
  4. Your choice is always the right one

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el concepto 'ultramarinos' jejejeje Las fotos geniales y el texto muy evocador.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Las fotos són muy chulas, el sitio parece muuy chulo, y el texto ya sabes!

    ResponderEliminar